lunes, 16 de febrero de 2009

Rebelde


Y ese cuenco que llamamos cielo,
bajo el cual vivimos y morimos encerrados y arrastrándonos,
no alces tus manos hacia él pidiendo ayuda,
-porque él
rueda tan impotente como tú o yo.

Omar Jayyam
(Matemático y astrónomo)

Fotografía: Nasa

4 comentarios:

Anónimo dijo...

quizá todo el poder del cielo esta en ti, en la mar

Anónimo dijo...

estÁ

Goathemala dijo...

Me guardo la entrada, me gusta. Ya es original sentirse encerrado en el cuenco llamado cielo.

--
Saludos, Goathe.

Adriana Paoletta dijo...

Qué bella imagen de vulnerabilidad frente al infinito!

muy bello tu blog!
Un abrazo de luz
Adriana